Encuentran granada oculta en el ano de un recluso; iba a matar a otro

El deficiente sistema penitenciario que siempre ha tenido Honduras registró ayer miércoles un caso insólito; y altamente peligroso, el de un reo que, al parecer por razones de salud fue llevado a un centro médico. Pero regresó con una granada de fragmentación introducida en su cuerpo.

La escueta y confusa versión difundida el miércoles por algunos medios locales de prensa. Por falta de una clara información oficial, destacaba más el hecho de que al reo; Edgar Misael Martínez, le habían hallado una granada introducida por el ano.

Una fuente oficial dijo este jueves a Efe que Martínez tuvo que salir por razones de salud de la cárcel de máxima seguridad. La cual es conocida como El Pozo, situada en Ilama, departamento occidental de Santa Bárbara; hacia un centro médico no identificado, que se presume es de San Pedro Sula. La cual es la segunda ciudad más importante de Honduras.

Salió por enfermedad, regresó con un detonante dentro del cuerpo…

Martínez, añadió la misma fuente, salió de la prisión sin ningún objeto extraño en su cuerpo. Pero regresó con la granada; lo que fue descubierto al pasar por los aparatos de un riguroso control de seguridad. Esto como parte de la revisión que se le hace a todos los reos al salir y entrar a El Pozo.

“Lo bueno” del hecho es que la granada no explosionó y que personal médico del centro penal se encargó de extraerla del cuerpo de Martínez. “Sin necesidad de cirugía”; aunque siempre con “mucho riesgo”. Y que además; “se ha iniciado una investigación” de al menos un par de personas que será llevada hasta el Ministerio Público; acotó la fuente.

Por su parte, el viceministro de Seguridad, Luis Suazo dijo este jueves que “los controles de seguridad que se dan en los centros penales son procesos normales debido a las capacidades que ahora tiene el Instituto Nacional Penitenciario (INP)”, subraya un comunicado oficial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*