¿Por qué es tan importante la catedral de Notre-Dame?

Un incendio consumió la mayor parte de la catedral de Notre-Dame, en París, capital de Francia, un edificio que fue construido en el siglo XIII.

Esta obra es considerada, además de una joya arquitectónica, un símbolo religioso que es visitado por más de 13 millones de personas anualmente.

Notre-Dame comenzó a ser construido en el siglo XII y fue completada en el siglo XIII, 182 años después. En el 2013, el templo celebró sus 850 años.

La catedral está en la Île de Cité, donde está el Palacio de Justicia y la Conciergerie, donde María Antonieta esperó su condena. Además, Notre-Dame albergó al menos dos coronaciones importantes de distintos soberanos; el rey Enrique VI de Inglaterra fue nombrado rey de Francia y Napoleón I recibió la corona del Papa Río VII.

La aguja central del templo no estaba en originalmente, sino que fue agregada en una restauración que tuvo lugar en el siglo XIX, impulsada por el éxito de la novela de Víctor Hugo, Nuestra señora de París, del año 1831.

Notre-Dame no tiene un cuerpo regular de fieles, ya que no es una iglesia parroquial. Sin embargo, cuenta con un obispo que oficia misa regularmente. El recinto puede albergar a 6 mil personas en su  interior.

Cada Semana Santa, el recinto exhibe algunas reliquias religiosas como la Santa Corona, la cual, supuestamente, proviene de la corona de espinas usada por Jesús en su crucifixión, además de una parte de la cruz y uno de los clavos usados durante ello, el cual proviene del Santo Sepulcro, en Jerusalén, donde el redentor fue enterrado.

Mientras ocurría la revolución francesa, algunas personas destruyeron muchas piezas religiosas, pero estas piezas quedaron bajo el resguardo del arzobispo de París.

Las gárgolas que posee la catedral fueron agregadas durante 1843 y 1864, en una labor de restauración. Estas figuras de piedra estaban siendo restauradas actualmente.

Además, el templo cuenta con vitrales en forma de rosa, en las partes norte sur y occidente del templo.

La catedral cuenta con un órgano de cinco teclados y 8 mil tubos, y es considerado el más grande de Francia. Fue construido en el siglo XVIII y tuvo restauraciones en 1860 y 2013. Franck Riester, ministro de Cultura francés, aseguró que dicho instrumento sufrió daños considerables.

 

 

Con información de CNN y BBC. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*